Migración Laboral

Perspectiva de la OIM frente a la gestión de la migración laboral

La migración laboral internacional es un fenómeno transnacional y por consiguiente, no puede encauzarse eficazmente tan solo a nivel nacional. Es necesario abordarla en los planos bilaterales, regionales e internacionales.

La OIM, a través de su extensa red mundial de oficinas, es un importante interlocutor técnico y neutral entre países de origen y de destino de trabajadores(as) migrantes, a fin de que se establezcan políticas públicas, estrategias, convenios multilaterales y/o bilaterales, programas, proyectos y mecanismos que faciliten la gestión de la migración laboral, de manera que haya equilibrio entre los distintos intereses de las partes involucradas, concediendo particular atención al respeto de los derechos humanos y laborales las personas trabajadoras migrantes.

La perspectiva de la OIM de cara a la migración laboral internacional consiste en fomentar las sinergias entre la migración laboral y el desarrollo, y promover vías legales de migración laboral como alternativa a la migración irregular. 

Una migración laboral organizada y bien encauzada reviste un enorme potencial para gobiernos, comunidades, migrantes, empleadores y otros interlocutores en los países de origen y de destino. Aunque la creación de empleos en el país de origen es la opción idónea y preferente, hay un creciente número de países que consideran la migración laboral internacional como parte integrante de sus estrategias nacionales de desarrollo y empleo, puesto que aprovechan las ventajas que traen consigo las oportunidades de empleo a nivel mundial y promueven el intercambio con el extranjero. 

La estrategia regional de la OIM para América del Sur, establece dentro de su objetivo # 3: “Contribución de los migrantes con el Desarrollo y la integración regional”, la necesidad de “Fortalecer las capacidades de los gobiernos de la región para optimizar los beneficios de la migración laboral y proteger a los trabajadores migrantes en los países de origen y de destino, a fin de mitigar los impactos negativos de los procesos de migración”.

En esta línea, la OIM ha venido y continuará trabajando en América del Sur en el fortalecimiento de políticas y legislación, dentro de los marcos operativos del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y la Comunidad Andinas de Naciones (CAN), que contribuyan a la migración laboral intrarregional; suministrando a las personas migrantes información y servicios relevantes para asegurar que puedan migrar en condiciones seguras, dentro del marco legal correspondiente; apoyando acciones y mecanismos para que emigrantes de alta calificación puedan cubrir necesidades en sectores claves con escasez de recursos humanos mediante su inserción laboral, el desarrollo de redes en el exterior y el retorno temporal o permanente.

Twitter