Los migrantes lideran la lucha contra la tuberculosis


Friday, March 23, 2018

Ginebra – La tuberculosis (o TB por su sigla en inglés) sigue siendo la principal causa de muerte provocada por un agente infeccioso único en todo el mundo, de acuerdo con el Informe Mundial sobre la Tuberculosis  2017 (Original en Inglés) Cada día aparecen 28.000 nuevos casos de Tuberculosis y se producen 4.500 muertes relacionadas con la enfermedad.

El 24 de marzo, la OIM, en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, junto a otros socios, rendirá tributo a los muchos “Líderes para un mundo libre de tuberculosis’ en ocasión de celebrarse el Día Mundial de la Tuberculosis.

Se calcula que en los sistemas públicos de salud aproximadamente un 40% de los nuevos casos de tTuberculosis pasan desapercibidos. Determinantes sociales de la salud tales como la mala alimentación, las precarias condiciones en materia de vivienda y en los lugares de trabajo, la pobre educación, la falta de conocimiento y la imposibilidad de acceder a cuidados de salud adecuados contribuyen en el aumento de las posibilidades de contraer tuberculosis. Por consiguiente, los casos que no son detectados generalmente se dan en el seno de las poblaciones más vulnerables a la Tuberculosis: migrantes, personas desplazadas internamente (IDPs por su sigla en inglés), refugiados, y otras comunidades afectadas por diversas crisis.

La OIM aboga por la inclusión de las poblaciones migrantes como la manera más rápida de lograr las metas en materia de tuberculosis de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y del Plan Global Hacia el Fin de la Mundial para poner fin a la Tuberculosis 2016-2020. Los programas sobre tuberculosis de la OIM son implementados entre los migrantes, las poblaciones afectadas por las crisis, y sus comunidades receptoras en todo el mundo. Dichos programas incluyen la prevención de la enfermedad, diagnóstico precoz, tratamiento, servicios de salud disponibles y sensibilización contra el estigma y la discriminación.

Los Gobiernos se están preparando para la reunión de alto nivel sobre la tuberculosis que tendrá lugar en el seno de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2018. Uniéndose a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y a la Asociación para detener la epidemia de tuberculosis en este Día Mundial de la Tuberculosis, la OIM reconoce el rol fundamental que tienen los migrantes en cuanto a liderar la respuesta frente a la enfermedad, asistiendo a otras poblaciones migrantes, de refugiados, personas desplazadas internamente y sus propias comunidades.

“Este año rendimos tributo a los líderes migrantes que trabajan para lograr un mundo libre de tuberculosis. Los migrantes pueden jugar un papel sumamente importante si trabajan dentro de los campamentos, ciudades o zonas rurales, comunidades locales y muchos otros lugares, dedicando sus vidas a trabajar para combatir la enfermedad,” dijo el Director General de la OIM, Embajador William Lacy Swing. “Tal como lo demuestra la campaña de la OIM en este Día Mundial de la Tuberculosis, los migrantes se desempeñan como doctores en medicina, enfermeras y trabajadores de la sanidad, a fin de proporcionar el tratamiento adecuado, informar y dar apoyo en sus comunidades, y son agentes esenciales para lograr una respuesta de salud frente a la tuberculosis centrada en los migrantes.”

Muchos migrantes son líderes en cuanto a crear un futuro mundo libre de todo rastro de tuberculosis. Abdel Karim realiza una tarea de concientización puerta a puerta sobre la enfermedad en el campamento de refugiados de Azraq en Jordania. Estudió enfermería en Siria antes del estallido del conflicto. En los últimos tres años, ha ayudado y provisto información relacionada con la tuberculosis a su comunidad.

Bhumika Bhattarai también se encuentra liderando la lucha contra la tuberculosis. Ella procede de la región este de Nepal y decidió unirse a la respuesta de la OIM a la tuberculosis en Damak. Desde 2015, ha estado implicada en el manejo de casos de la enfermedad, proveyendo asesoramiento y trabajando conjuntamente con los servicios de Tratamientos Directamente Observados (DOTS por su sigla en inglés). “Al ser enfermera, y también consejera en materia de VIH y Tuberculosis, me encuentro totalmente focalizada en el cuidado y tratamiento de los pacientes, e intento brindar educación sanitaria, observación de los tratamientos, seguimiento de la adherencia a los mismos, su registro y preparación de informes. Ya que la Tuberculosis tiene tratamiento y puede curarse, creo que puedo mejorar las vidas de quienes están afectados por la enfermedad y lograr buenos resultados,” dijo.

Puede leer más acerca de los líderes migrantes en materia de Tuberculosis aquí.

Jacqueline Weekers, Directora de Salud Migratoria de la OIM destacó el compromiso de la Organización en cuanto a combatir el flagelo de la Tuberculosis. “En cumplimiento del mandato de la Declaración de Moscú para poner fin a la Tuberculosis, la OIM reafirma su compromiso en pos de trabajar en sociedad con la OMS para detener la epidemia de Tuberculosis hacia el año 2030, especialmente a través de un involucramiento activo de las personas y de las comunidades que están afectadas por la enfermedad o que están amenazadas por la misma. Se necesitan muchos líderes, de diversas disciplinas, sectores y con variada experiencia. Hoy agradecemos y homenajeamos a aquellos líderes migrantes que hacen que sea posible tener un mundo libre de Tuberculosis, en un contexto interconectado con una migración y una movilidad humana sin precedentes.” (Leer más).

Hay muchos desafíos por delante, pero juntos podemos lograr un mundo libre de Tuberculosis. Podemos hacer historia. Pongamos fin a la Tuberculosis.

Para mayor información por favor contactar a la Sede de la OIM:

Alice Wimmer, Tel: +41227179251, Email: awimmer@iom.int

Jorge Galindo, Tel: +41227179205, Email: jgalindo@iom.in