Las actividades realizadas en este área están encaminadas a ayudar a los Estados Miembros a crear estructuras políticas, legislativas y administrativas, sistemas de operaciones y recursos humanos capaces de responder eficazmente a los diversos retos que plantea la migración e instituir una gobernanza migratoria apropiada. El objetivo consiste tanto en combatir el tráfico ilícito de migrantes y sus crímenes asociados como promover sistemas de gestión de fronteras y vías regulares para una migración digna, segura y ordenada.

Dichas actividades se conciben en base a las necesidades identificadas por los Estados Miembros con el Equipo de Gestión de Inmigración y Fronteras y en colaboración con otros interlocutores pertinentes, a fin de identificar las esferas prioritarias y aportar las soluciones más adecuadas dependiendo del contexto de cada país o región.

Entre las prioridades actuales cabe señalar:

  • Reducir la migración irregular y el tráfico ilícito de migrantes
  • Apoyar a los países para que fomenten vías migratorias regulares y acceso a la identidad legal
  • Reforzar la gestión integrada de las fronteras con un enfoque de protección de los derechos de las personas migrantes
  • Fomentar la cooperación internacional y el intercambio de datos
  • Homogeneizar las políticas y prácticas nacionales y dentro de contextos regionales con miras a contar con normas internacionales comunes.

El Equipo de Gestión de Inmigración y Fronteras trabaja para prestar asistencia a los Estados Miembros con el fin de configurar sus políticas de gestión de inmigración y fronteras, y apoyar su puesta en práctica por parte de los organismos competentes. Esta labor cuenta con toda una gama de actividades exhaustivas y coherentes, que están interconectadas y que se refuerzan unas a otras: